11/4/15

Entrevista a Miguel Cornejo

1Buenos días.

Hoy os traemos la entrevista a Miguel Cornejo autor de Transilvania, ¿ nos acompañáis?











       ¿ Que podemos encontrar en tú novela y a que publico va dirigido?

Van a encontrar una novela escrita de forma sencilla, ritmo rápido, poca sutileza, metáforas en la línea de la novela negra, estilo cortante, mala leche, denuncia social, angustia, desesperación y un acontecimiento que pondrá todo patas arriba.

Y mucho rock 'n roll.

El público es bastante amplio, pero sobre todo la disfrutará quien tenga entre 18 y 35, debido a que hay bastantes referencias actuales y no todo el mundo las conoce igual de bien. Lo que no impide que gente mayor la disfrute. No la recomiendo para menores de 18 por su contenido erótico.

2.       ¿Cómo se te ocurrió la idea de la trama?

Leyendo un artículo de Carlos Boyero en Babelia, que trataba del libro de fotos que la editorial Taschen editó sobre una película de culto, la cual no mencionaré para no dar pistas de por dónde pueden ir los tiros, pero que aparece mencionada en la novela. A ello se unió la nebulosa idea de escribir algo sobre Valladolid con un argumento similar al de la película, salvando las distancias. Al final la novela se desarrolló por su lado, y el parecido con la película es bastante vago.


3.       Uno o dos adjetivos que definan a tus protagonistas.

La novela está dominada por la voz del protagonista, que no tiene nombre, como Clint Eastwood en “Por un puñado de dólares”. La palabra que le define es inestable. Un personaje clave es su amiga Elena, cuya definición en una palabra es sensatez. También influye, en menor medida su amigo Pete (en la novela se explica que se llama Pedro y de dónde viene la transformación del nombre). La palabra que mejor le va es resignación.

4.       ¿Cuándo comenzaste a escribir?

Al poco de concebir la idea (16 de marzo de 2013, la fecha es imborrable debido a lo que estaba sucediendo en mi vida esos días) ya estaba tomando notas sobre localizaciones in situ, y esbozando algunas escenas, pero no fue hasta julio de 2013 cuando empecé en serio.
Si te refieres a la escritura en general, siempre marco el momento de inicio cuando gané el concurso de relatos de mi instituto en 2002. Pero ponerme en serio, a partir de la fecha del párrafo anterior.


5.       ¿Qué escritor ha marcado tu carrera como escritor?

No creo que ningún escritor estemos únicamente influenciados por un único autor. Al fin y al cabo, leemos mucho y no nos centramos en un solo nombre.

Sin embargo, para no sonar como un engreído que se niega a contestar lo que le piden, diré un nombre: Stephen King. Por dos razones. Cuando yo era adolescente, empecé a leer sus novelas de forma compulsiva y me gustó su forma de redactar los finales. Sus novelas acaban bien, pero siempre a costa del sufrimiento, el dolor y la pérdida. No suelen gustarme los finales donde todo acaba bien y es maravilloso, como las películas de Disney. King me dio la clave para escribir finales donde ganen los buenos, pero la victoria no sea completa. Para mí, el mejor ejemplo de esto es “It”, donde condena el final al peor lugar posible: el olvido de los propios personajes.

La segunda razón, más importante para mí es que en su libro “Mientras escribo”, que comienza con una parte autobiográfica, da una serie de consejos al escritor novel sobre cómo afrontar el proceso de creación. A falta de otra guía, yo me aferré a esos consejos, aunque no siga todos a rajatabla. Por ejemplo, uso más adverbios de lo que a él le gustaría, pero nunca lo hago en las atribuciones de los diálogos, como él sugiere. Para mí son importantes consejos como no tener piedad con lo que es superfluo, por muy bien que haya quedado redactado y, sobre todo, no deprimirte cuando encuentras fallos argumentales en las revisiones.

Pero en la novela se nota más la influencia de autores del género negro, desde Hammett o Chandler a James Ellroy, la mala leche del protagonista de “Burlando a la Parca” de Josh Bazell, los diálogos de Elmore Leonard, o la seca sencillez de la última etapa de James Sallis, en obras como “Drive” o “La agonía del asesino”, distintas de las del detective Lew Griffin.


6.       ¿Qué sentisteis el día que salió a la venta tu libro?

Es que ha salido a la venta hasta tres veces, por raro que suene. Primero la autoedité yo en formato digital y la puse en mi página web. Ante la poca repercusión, me puse a buscar editorial. El contrato que yo firmé estipula que yo debía vender 48 copias en mano a partir del día de la presentación de la novela. Una vez conseguido la editorial haría una segunda tirada que estaría en librerías. Así que el día de la presentación fue la segunda vez que salió a la venta, esta vez en papel, y ahora que está ya online, tanto en ebook como en papel, es como si estuviera una tercera vez en venta.

En cualquier caso, la frase que mejor define lo que sentí es la habitual coletilla de nuestro rey emérito: “Me llena de orgullo y satisfacción...”.  También un poco de euforia. Por fin, después de mucho esfuerzo, trabajo y esperas insoportables que crispan los nervios de alguien tan inquieto como yo, el libro puede llegar al lector. También es una afirmación de la capacidad que otros veían en mí y yo no creía tener. Mucha gente decía que yo tenía el talento necesario para escribir un libro, algo que yo siempre puse en duda. Hasta ahora.



7.       ¿Te has buscado en alguna librería, ¿ Por curiosidad, vaya.

Aún no, porque a fecha de hoy (16 de enero de 2015) aún no ha llegado a las librerías locales, pero sí lo haré, primero, porque al ser una editorial pequeña, conviene comprobar que efectivamente los libros han llegado a las tiendas, segundo, porque nos guste o no, los autores tenemos un ego, mayor o menor en cada caso, pero está ahí, y poco hay más satisfactorio para el ego de un escritor, más aún cuando se es novel, que ver tu libro en una tienda.

Lo que sí he comprobado es que el ejemplar que doné a la Biblioteca Pública de Valladolid (donde escribí un 90% de la novela, quitando algunas correcciones) ha sido prestado, lo que me ha hecho mucha ilusión.

8.       ¿Te llevó mucho tiempo escribir tu novela?

El primer borrador me llevó desde primeros de julio de 2013 hasta la tercera semana de octubre. Después de que fuera revisado por mis primeros lectores y luego corregido ortotipográficamente, me sugirieron una ampliación de la historia, ya que no quedaba bien desarrollada. Esa nueva redacción me llevó desde primeros de marzo de 2014 hasta mediados de abril. En total, unos cinco meses aproximadamente.


9.       ¿Cómo fue la búsqueda de editorial?

Tediosa. Las editoriales están saturadas de manuscritos y no atienden  todas las peticiones que les llegan, así que puede pasar bastante tiempo sin que tengas noticias.

Dicen que lo peor para un autor es un no. En parte es cierto, porque es doloroso saber que tu talento no ha llamado la atención de los editores. Pero hay algo peor. La incertidumbre, el silencio absoluto.

Un no significa que al menos has hecho contacto, el email ha llegado a su destino, alguien lo ha abierto, se ha molestado en leerlo mientras mascullaba “otro pesado que sólo conocen en su casa a la hora de comer que quiere que le publiquemos” y te ha respondido con una versión del “sigue buscando” que aparece en las promociones de helados y patatas fritas con premio.

Pero cuando sólo recibes un silencio sepulcral, ni siquiera sabes si el mensaje llegó a su destino. En principio no te han enviado un correo diciendo que esa cuenta no existe, así que debería estar en la bandeja de entrada del destinatario. Pero te planteas que quizá haya habido algún error aleatorio y el mensaje se haya perdido en el ciberespacio. Te sientes completamente impotente.

El silencio te obliga a seguir esperando, el no hace que centres tus esperanzas en otra editorial. Sabes que ese camino no lleva a ninguna parte y lo olvidas. Pero mientras la incertidumbre siga ahí, no dejas de preguntarte qué demonios pasará. Y si el no es malo, el silencio es criminal, al menos para mí.

Tendría que ser obligatorio que las editoriales pusiesen un mensaje de correo automático confirmando que el manuscrito (o la propuesta editorial) ha llegado correctamente, y que ya contactarán. Al menos sabes que está en la mesa de quien debe.

10.   Te has encontrado con editoriales que te han cerrado la puerta?

Unas cuantas. Desde gente que te dice que no lee manuscritos hasta otros donde había posibilidades, pero no los has convencido, pasando por los que no publican novela, no encajas en su línea editorial o sólo editan libros traducidos, que se ha dado el caso. Al menos obtuve unas cuantas respuestas, lo que es de agradecer.


11.   ¿Qué consejo le darías a una persona que está escribiendo aún su primera novela?

Perseverancia. Poco a poco y siempre a ello. Que no tenga prisa en terminar la novela, vaya a su ritmo y se tome el tiempo necesario. Que busque algunos primeros lectores para que le hagan sugerencias o detecten errores, que siempre se cuela alguno, sobre todo cuando ya te sabes el texto de memoria y lees por encima, o no corriges bien una frase. Que no se crucifiquen por meter la pata mientras el libro no esté a la venta. Y sobre todo, que tengan una paciencia infinita para encontrar editor.

Ya lo dijo el Maestro Yoda: “La impaciencia lleva a la ira, la ira al odio y el odio al Lado Oscuro de la Fuerza”. No es exactamente así pero creo que también es aplicable.


12.   ¿Qué les dirías a tus lectores?


Darles las gracias por leer la entrevista, que disfruten la novela y que me hagan llegar su opinión, vía email, Twitter o Facebook, aunque este último no lo manejo yo en persona.










Image and video hosting by TinyPic

ShareThis